entrada
ciudad / urbanismo

Aún descubriendo y hablando de la ciudad híbrida, con palabras de Juan Freire

La evolución de la tecnología y su implantación en la ciudad es un proceso muy veloz. La toma de conciencia por parte de los que administran la ciudad no parece seguir esa velocidad. La ciudad real avanza más rápido que la ciudad planeada. Por eso veo oportuno recordar la presentación de Juan Freire en la que hace unos dos años y medio hablaba sobre esta ciudad híbrida en la que tan lentamente se incorporan acciones desde las instituciones en esa transición desde la tecno-planificación hacia el urbanismo P2P, emergente, participativo,… el nombre es lo de menos.

Recortes y links de: De la ciudad híbrida al urbanismo P2P en la presentación de Juan Freire en la Universidad Internacional de Andalucía en mayo de 2009

La selección de los fragmentos y los comentarios entre paréntesis son de Fidel Vázquez, con el permiso de Juan, el resto son trascripción casi literal de la presentación que aquí se enlaza via Sentient City de Domenico di Siena.


La ciudad híbrida no es optativa, tres conceptos para reflexionar:

  1. Ciudad + tecnología → ciudad híbrida
  2. Participación, redes sociales → urbanismo P2P (emergente)
  3. Crisis → creatividad, innovación social

Hay que hacer con la tecnología lo que queremos hacer y no sólo lo que las tecnologías nos permitan.

Todo es cada vez más ubicuo y transparente.

La ciudad era arquitectónica y tangible y ahora es más tecnológica, informacional y relacional (yo no creo que deje de ser arquitectónica aunque sí es evidente que se le ha añadido una nueva capa de tecnología que la inunda y le da un nuevo sentido). En la ciudad híbrida se dan relaciones entre personas mediadas por la tecnología (es en este cambio de paradigma en el que el arquitecto debe aportar su experiencia como “ladrillador” en palabras de Doménico di Siena, especialmente por el valor correctivo de las experiencias no siempre positivas pero sí vividas).

Ejemplos de proyectos de tecnología que ya existen en la ciudad híbrida:

  • Mysociety. Organización que usa la tecnología para dinamizar un proceso. Tienen una plataforma del Reino Unido para denunciar problemas en el espacio público. Otra plataforma construye “mapas de tiempo” (en el 2002 en el Proyecto marco del espacio fluvial del Llobregat propusimos algo parecido pero sin el uso de la tecnología). Y otra plataforma ofrece un seguimiento detallado de la actividad de los políticos en su día a día. (Más comentarios de Juan)
  • Senseable city lab. Salida de MIT. Una plataforma suya es WikiCity Rome. Alguien advierte sobre el riesgo de considerar aplicaciones como ésta como “pornografía informativa”.
  • Cordovapedia. Aplicación dirigida a lo que no tiene interés general y sólo interesa, en principio, a los ciudadanos de Córdova. En realidad al final se acaba convirtiendo en una herramienta muy útil para el turismo (como ejemplo de instrumentos que en manos de un proceso su uso varía y evoluciona desde su objetivo inicial hacia otros usos mutantes y probablemente hasta su desaparición).
  • Corublogs. Ejemplo de la fuerza que tienen los blogs de barrios que usan la tecnología para reivindicar o quejarse colectivamente (ejemplo en Montbau con la época en la que se protestaba contra la narcosala). Los ciudadanos somos sensores que vamos con móviles que dan información sobre nosotros. Algunos espacios públicos pueden ser sensores. Con pocos recursos se puede obtener mucha información, pero lo importante es ver qué se hace con esa información.
  • 11870.com. Otra plataforma para recomendar los mejores sitios de tu ciudad.
  • Everyblog. Plataforma que integra bases de datos públicas en EEUU que permite a los usuarios navegar libremente por ellas.

Una base común en los proyectos de aplicaciones para la ciudad híbrida puede ser: hay un montón de gente que habla de su ciudad y los medios de comunicación también hablan de la ciudad, por tanto, si se hace un interfaz en el que se pueden ver los dos tipos de información a la vez en un mapa esa es la auténtica información útil para el ciudadano.

Una posible forma de entender esos proyectos y categorizarlos sería:

  • (por objetivos) > proyectos de investigación vs. acción,
  • (por promotores) > ONG’s vs. comerciales,
  • (por usuario) consumidor vs. actor,
  • (por control) de abajo arriba vs. de arriba abajo,
  • (por utilidad) pornografía informativa vs. utilidad,
  • (por tipo de herramienta) datos + base de datos/algoritmos + interfaces.

Para plantear la ciudad híbrida se pueden considerar dos modelos sociales:

  1. Tecno-planificación
  2. Urbanismo P2P (o emergente)

Referencias al post de Dan Hill “the street as a platform”. Se plantea la tecnología como algo no determinista en la ciudad y que permite gestionar la ciudad de formas diferentes. Habla de la calle de código abierto. Comentario a la ciudad enseñada en Minority Report.

1. El modelo de la tecno-planificación (en la gobernanza) se propone para mejorar la eficiencia o el control, e incluso como placebo. Ejemplo de eficiencia es la aplicada al transporte público.

Se pretende una ciudad “limpia” y ordenada.

Es un urbanismo con limitaciones: se puede o acostumbra a producirse un abismo entre la ciudad planificada y la ciudad real.

La vida urbana se ha hecho tan compleja que la planificación urbanística no funciona y puede conducir al colapso. La tecnología no puede solucionarlo por sí sola.

Dos ejemplos de ciudad colapso:

  1. Lagos como ejemplo de colapso en la que Koolhas descubre un orden bajo el aparente caos, un orden que no puede planificarse pero un orden deprimente en el que nadie quisiera vivir. Comentario a la ciudad que aparece en Slumdog Millionaire.
  2. Monrovia, capital de Liberia, país destruido por guerras civiles. En una zona junto a la playa hay un asentamiento chabolista de miles de pescadores > sobreviven gracias a la tecnología del teléfono móvil > único canal de comunicación con el resto del mundo par comprar y vender el pescado. En una realidad caótica la tecnología ha mejorado la vida de la gente pero no ha resuelto la complejidad de la ciudad. En África el problema es la electricidad para cargar los móviles (está lleno de generadores), todos consumen cine (pirateado) que se puede ver las 24 horas y hacen uso de los móviles para comprar y vender porque es inseguro levar dinero en la mano por la calle.

Actualmente lo difícil es gestionar la enorme cantidad de información que nos llega.

Twitter como herramienta no planificada, simple y fácil de empezar a usar que ha sido clave en la gestión de la información en conflictos como los de Bombay o Moldavia. A raíz de su eficacia todo el mundo le dio la importancia a la herramienta, es la noticia de algo que está emergiendo.

2. El modelo del urbanismo P2P (o emergente) parte de “la ciudad como plataforma”. Presenta una ciudad más “sucia” y caótica > una ciudad más real que la ciudad planificada.

Los ciudadanos son más participativos y creativos.

En la frase de Archigram “cuando llueve en Oxford Street los edificios no son más importantes que la lluvia” se puede sustituir la palabra “lluvia” por “información”, “digital”,…

Pero los procesos informales organizados sobre plataformas tecnológicas, ¿tienen capacidad de gobernar la complejidad? (pensamos en 15M). Los procesos nunca son sólo informales.

Hay que reclamar a las instituciones su papel como facilitadores, como agentes intermedios o de interfaz, en lo que debería ser un auténtico programa de política urbana:

  1. Siendo los responsables de ofrecer infraestructuras.
  2. Diseñando plataformas para que la gente gestione la información.
  3. Educando para la acción ciudadana, asumiendo la responsabilidad en las competencias digitales).

(Venimos del modelo tecno-planificador, vemos el modelo del urbanismo P2P y creo que la propuesta del segundo no debe romper con el primero sino ser una aportación que convierta el proceso en transformación hacia otros modelos todavía por venir)

Para llegar a un urbanismo P2P (para aplicarlos a la política local por ejemplo) y para conseguir una auténtica participación activa (y no sólo la consulta del color del muro de una ciudad) deben superar las siguientes condiciones:

  1. Que haya información.
  2. Que haya “espacios” de comunicación reales para el ciudadano.
  3. Que el ciudadano vea que si participa valdrá para algo, que hay capacidad para tomar decisiones, individuales o colectivas.

Los retos para el urbanismo P2P son de dos tipos: tecnológicos y sociales.

  • Los retos tecnológicos son los que deben integrar las fuentes de información existentes en la ciudad (sensores institucionales o ciudadanos, bases de datos, medios sociales, medios de comunicación, interfaces/visualización o minería de datos)
  • Los retos sociales son:
  1. ¿Cómo educar a la gente para que se apropie de la tecnología?
  2. ¿Cómo facilitamos o dinamizamos ese proceso?
  3. ¿Cómo generamos creatividad y participación ciudadana?

Usar la tecnología no implica apropiarse de la tecnología. En el proceso de apropiación de la tecnología por los ciudadanos se dan varias fases:

  1. Fase estética o de barroquización. Se adopta el aspecto formal del nuevo instrumento.
  2. Fase en la que se craquea la tecnología, llamada fase de crioización.
  3. Fase en la que se usa la tecnología para fines distintos a los pensados inicialmente.
  4. Fase de canibalismo, en la que se llega al extremo de hacer un uso contrario al pensado como por ejemplo usando teléfonos móviles como bombas en atentados.

Los ciudadanos son el principal caudal creativo e innovador que hay en una ciudad.

Matías Echanove, urbanista asentado en Tokio, en su post “La ciudad como un espacio cultural colectivo” critica a la ciudad que se cree que está en manos de un grupo de creativos. En la ciudad hay momentos puntuales en los que los ciudadanos dejan de ser usuarios para ser actores y esos momentos puntuales dejan traza y moldean la ciudad (en el caso de Montbau con su oposición a la narcosala y el fortalecimiento del sentido de pertenencia y participación colectiva en años posteriores). En la India, cuando no hay autoridad ni legalidad, el papel activo de los ciudadanos es más relevante (¿valdría la reflexión a la inversa? ¿a más autoridad y legalidad, menor confianza en la participación colectiva y mayor individualismo? creo que sí). El futuro de las ciudades ya no está sólo en manos de unos pocos creativos como proponía Richard Florida.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: