entrada
pensar

De crisis económica o de crisis societaria, progreso y supervivencia

Propongo una lectura cruzada de tres textos que me provocan reflexiones en clave social, económica y política sobre el entorno cada vez más urbano en que vivimos, en el que vivieron otros antes que nosotros y en el que deberíamos repensar para que sigan viviendo los que vienen detrás.

Los textos que os propongo son:

Una concepción global del sistema socio-económico actual y una concienciación del mismo no implica necesariamente su corrección. Conceptos como crecimiento de población, aglomeraciones urbanas, disponibilidad de recursos energéticos, gestión de residuos, sociedad en red, gobernanza institucional, mercado financiero y económico,… son materia prima para repensar las ciudades que estamos dejando a nuestros hijos. Todas las disciplinas implicadas en la construcción de la ciudad son responsables: urbanismo, política, sociología, economía, biología, nuevas tecnologías, comunicación,… y el resto sin excepción. Frente a la dificultad de encontrar aptitudes ejemplificadoras no veo difícil proponer actitudes que, desde el individuo consciente, lleguen a lo colectivo.

Adjunto un extracto que he hecho del primer texto sugerido: “La crisis societaria 2007-201? Innovación social, institucional y cívica para un escenario post-crisis de progreso”, de Josep Mª Pascual Esteve.

El texto provoca volver la mirada a casi 40 años atrás intentando entender el problema actual e incita a reaccionar, cada uno desde la posibilidad de su situación. En el caso de los arquitectos propongo que la reacción se dé en la mediación, como catalizadores en el proceso que lleven los conceptos al marco físico de las ciudades. Insisto en la necesidad del arquitecto bisagra.

JM Pascual acaba proponiendo en su texto de 2011 “una respuesta integral en la que la política tenga un renovado protagonismo que nos lleve a unas nuevas maneras de convivir, producir y legitimarnos que impulsen el progreso económico, tecnológico y humano”. Es ahí cuando saltamos a 1975 y Miguel Delibes nos advierte en aquella época de un “progreso de dorada apariencia pero absolutamente irracional”. En el discurso de ingreso en la Real Academia Española, Delibes habla de su obra escrita y en plena crisis del petróleo dice que “el verdadero progresismo no estriba en un desarrollo ilimitado y competitivo, ni en fabricar cada día más cosas, ni en inventar necesidades al hombre, ni en destruir la Naturaleza, ni en sostener a un tercio de la Humanidad en el delirio del despilfarro mientras los otros dos tercios se mueren de hambre, sino en racionalizar la utilización de la técnica, facilitar el acceso de toda la comunidad a lo necesario, revitalizar los valores humanos, hoy en crisis, y establecer las relaciones hombre-naturaleza en un plano de concordia“.

Pero aún más allá, o más atrás, Delibes nos habla de un texto de 1972, justo antes de la crisis del petróleo cuando supongo se veía venir. Hablamos del “Manifiesto para la superviviencia” de Edward Goldsmith en el que se dice que “el hombre debe retornar a la vida en pequeñas comunidades autoadministradas y autosuficientes, los países evolucionados se impondrán el «desarrollo cero» y procurarán que los pueblos atrasados se desarrollen equilibradamente sin incurrir en sus errores de base”. Según escribe Delibes, es entonces cuando Goldsmith responde 40 años antes a Pascual proponiendo una “actividad industrial (digamos productiva) no dictada por la sed de poder de un capitalismo de Estado ni por la codicia de una minoría de capitalistas… Se procuraría armonizar Naturaleza y técnica de forma que ésta, aprovechando los desperdicios orgánicos, pudiera cerrar el ciclo de producción de manera racional y ordenada. Tales conquistas… alumbrarían una sociedad estable, donde la economía no fuese el eje de nuestros desvelos y se diese preferencia a otros valores específicamente humanos“. A pesar de tal estado de conciencia en 1972, o en 2011, necesitamos de nuevo resolver una crisis social, de desigualdades y de desinstitucionalización democrática con el desgaste que ha llevado a un debilitamiento de la democracia, a un individualismo y a la pérdida de confianza en el valor del colectivo para superar lo que sólo parece una crisis económica.

Educación, acción institucional de gobierno y participación ciudadana en la recuperación de valores humanos básicos es la receta que puede aplicarse en la transformación de ciudades. Comenzando por unidades vecinales de la mínima dimensión hasta ir completando una red más compleja tanto de espacios como de individuos componentes del colectivo urbano y social. La ciudad contiene todas las escalas para aplicar esas prácticas de relación y las nuevas tecnologías deben facilitar su implementación. Por cierto, para ahorrarnos más problemas en adelante, ¿estamos seguros de esas aglomeraciones urbanas en China o India llamadas “ciudades inteligentes- sostenibles” de más de dos millones de habitantes que se proponen construir en tan sólo 10 o 15 años?

Fidel, noviembre 2011

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “De crisis económica o de crisis societaria, progreso y supervivencia

  1. Hola Fidel,

    me ha gustado la reflexión que haces y el análisis cruzado de estos textos. ¡Qué sabio Miguel Delibes!

    No entiendo mucho de economía ni de política, a veces pienso que con los miles de años que el hombre lleva conviviendo en grupos, pueblos y ciudades, desde la antigua Mesopotamia hasta nuestros días, ha pasado por tantos sistemas político-económicos y religiosos que si hubiera un sistema ideal ya lo habríamos encontrado; otras veces pienso que en realidad muchos de los sistemas actuales o anteriores ya son válidos, el problema no está en el sistema sino en la forma en que lo aplicamos, lo utilizamos y lo desvirtuamos.

    Para mí esta crisis no es una crisis de sistema (y seguro que es mejorable), es una crisis de valores, una crisis que nos ha de ayudar a ver que para salir de ella hemos de cambiar algunos de los valores que nos han traído hasta aquí. Y para mí un valor es algo que es importante para el ser humano, algo que responde a las necesidades más básicas que tenemos, como la confianza, el respeto o la igualdad.
    En realidad no hemos de inventar la rueda, ya venimos diseñados así de serie, aun a riesgo de parecer ingenuo, creo que simplemente hemos de ser conscientes de nuestra esencia como seres humanos, de nuestra naturaleza bondadosa, de nuestra inclinación natural a ayudarnos unos a otros a compartir lo que tenemos y a convivir en paz y harmonía. Creo que es más una tarea de desaprender, y de quedarnos con lo más limpio y puro que hay en nosotros, que de diseñar nuevos sistemas más complejos y más controlados. Mucho de lo que sabemos es lo que se está interponiendo entre lo que creemos que somos y lo que realmente somos.

    Sé que el tema da para mucho, pero quiero mantenerlo breve y conciso.
    Te animo a seguir impulsando este tipo de reflexiones y a ir poniendo en práctica las mejores conclusiones. Como le atribuyen a Gandhi y algún otro pensador: “Sé un ejemlo del cambio que quieres”

    Publicado por Pedro Rubio | 26 marzo, 2012, 20:50
    • Pedro,
      gracias por tus palabras y destaco tu idea del “desaprender” para quedarnos con lo más “limpio y puro que hay en nosotros”, en definitiva ser consciente de lo esencial en nuestro comportamiento como miembros de ese sistema social, económico o de cualquier otro tipo en el que, como individuos, formamos parte de ese colectivo del que hemos hablado en otro contexto. Reflexionemos, pero también actuemos, cada uno desde donde pueda, salud

      Publicado por uniteva | 26 marzo, 2012, 21:48

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

fidelvza en twitter

A %d blogueros les gusta esto: